Revista del Archivo Nacional de Costa Rica

Del Centenario al Bicentenario de la Independencia de Costa Rica (1921-2021): una mirada al pasado y presente de la celebración patria

From the Centennial to the Bicentennial of the Independence of Costa Rica (1921-2021): A Look at the Past and Present of the National Celebration

Resumen. El dossier monográfico brinda una mirada sociohistórica a la celebración de la independencia de Costa Rica a través de un análisis comparativo entre el significado social de esta conmemoración en el año 1921 (centenario) y el contexto del bicentenario en el 2021.

Se realiza un abordaje de la efeméride de la independencia en dos contextos históricos diferentes. Dos sociedades con características socioeconómicas, políticas, culturales y desafíos particulares, que celebran la libertad costarricense. Las fiestas se viven en ambientes enmarcados por dinámicas de vida contrastantes.

Del centenario al bicentenario de la independencia costarricense permitirá conocer la resignificación de la fiesta patria en la actualidad. El análisis de diversas fuentes llevará a un viaje por la sociedad de principios del siglo XX en contraste con los tiempos del siglo XXI, todo ello en el marco de la celebración de cien años más de vida independiente.

Palabras clave. Independencia, Centenario de la independencia, Bicentenario de la Independencia.

Abstract. This monographic dossier provides a socio-historical look at the celebration of the Independence of Costa Rica, through a comparative analysis between the social meaning of this commemoration in 1921 (centenary) and the context of the bicentennial in 2021.

An approach is made to the anniversary of independence in two different historical contexts. Two societies with socio-economic, political, cultural characteristics and particular challenges that celebrate Costa Rican freedom. The festivities are lived in environments framed by contrasting life dynamics.

From the centenary to the bicentennial of Costa Rican independence, it will allow us to know the resignification of the national holiday today. The analysis of various sources will lead to a journey through the society of the early twentieth century in contrast to the times of the twenty-first century, all within the framework of the celebration of one hundred more years of independent life.

Keywords. Independence, Centennial of Independence, Bicentennial of Independence.

1. Introducción

La celebración de la independencia actualmente es vista como una actividad cívica de importancia que ha estado presente desde la inserción de la persona a la vida escolar. Representa un hito de la historia cuya importancia es destacable puesto que marca una gran diferencia en lo que había representado la historia de Costa Rica hasta 1821 e incide en lo que hoy define parte de la cultura costarricense. Sin embargo, la celebración no siempre ha formado parte de la cultura cívica, ya que tuvo que pasar por diversas etapas para convertirse en la fiesta patria que hoy se celebra.

Este año constituye una fecha muy relevante, pues el 2021 representa el bicentenario de la independencia; doscientos años sin catalogar a Costa Rica como colonia o provincia. Este acontecimiento de la historia simboliza a su vez, el esfuerzo de un pueblo que en un inicio estaba dividido y que poco a poco se fue construyendo como un Estado, República, y luego nación, siendo reconocido por la comunidad internacional de esa manera y principalmente generando identidad nacional.

2. Hacia la celebración del centenario de la independencia de Costa Rica

La celebración de la independencia no se dio desde el año 1821 como una festividad conjunta y de manera nacional, sino que se daba de manera parcial en espacios reducidos y circunscritos a la zona central del país. Pese a que la independencia constituyó desde el momento de su firma la principal fiesta de carácter cívico en el país, su consolidación enfrentó serios conflictos. Al inicio, se caracterizó por la existencia de dudas respecto a la fecha por celebrar, aspecto que se ve unificado en la región en el marco de la República Federal Centroamericana. Teniendo en cuenta la situación interna de Costa Rica y sus disputas por la capital, el 15 de septiembre era una fecha neutral que podría generar menos conflictos. (Díaz, 2002).

Toda esta conmemoración de la vida independiente retomó gran importancia más de dos décadas después por la declaración del país como República. En tal sentido, la festividad tuvo un fuerte valor simbólico, ya que esta constituye un medio eficaz para la construcción estatal y la consolidación del mismo frente a la ciudadanía nacional.

A partir de entonces, el gobierno costarricense trató de festejar la independencia a pesar de los obstáculos que debió enfrentar, sobre todo en sus primeras décadas de vida independiente, derivados principalmente de la escasez de recursos económicos, la inestabilidad política y el poco desarrollo del aparato estatal. No obstante, sus esfuerzos rindieron frutos y, como menciona Díaz (2002), la fiesta de la independencia se consolidó como la principal conmemoración civil entre finales del siglo XIX y las primeras décadas del XX.

Hacia finales del siglo XIX la celebración de la independencia en nuestro país dependía en gran medida del interés del Poder Ejecutivo y de las municipalidades. En esta el costo económico representaba un problema permanente para entonces ya que no se había logrado involucrar a todos los sectores sociales en esta celebración. Es por esto que tomando el ejemplo de otros países se decidió incluir a las escuelas en la conmemoración, con el fin de afianzar el discurso de identidad nacional. El interés principal se centró en la utilización de la escuela para la formación de patriotas, para afianzar con mayor fuerza los símbolos de la patria y promover el sentido de pertenencia a una colectividad nacional. (Díaz, 2012). En la década de 1920 el Estado tenía entre sus fines inculcar en los estudiantes un sentimiento patriótico, ello como parte del proyecto de formación de la identidad costarricense, en el que los centros educativos cumplían un papel importante en el reforzamiento de la identidad recurriendo para ello a la celebración de la Independencia.

Dicho intento por inculcar el fervor patriótico mediante la celebración del 15 de septiembre se hizo oficialmente obligatorio en 1900 por mandato de la Secretaría de Instrucción Pública, misma que estableció lo que se debía hacer y fomentar en este festejo de las escuelas, incluso, la fiesta había logrado desde las escuelas la solidez que le faltó en el pasado, y adquiere nombre propio en 1920, en vísperas del centenario de independencia. Desde ese entonces, los seis días anteriores a la fecha de la celebración se conocería como Semana Cívica, y estarían reglamentados en todo centro educativo (Díaz, 2011). Paralelo a este proceso, en los centros escolares se instruyó al estudiantado en moral y cívica, desde temas que tocaban aspectos del individuo, la familia, la patria y la sociedad, con una visión nacionalista y de homogenización identitaria (Palacios, 2006).

En San José, la secularización de las fiestas fue exitosa, sustituyendo las bandas militares en los desfiles por la participación de grupos de estudiantes. A su vez, la presencia de escolares permitió que padres y vecinos se congregaran para ver los eventos, alcanzando poblaciones que previamente no se involucraban en las actividades cívicas. En las zonas rurales, la fiesta religiosa continuó presente, pero luego de la iglesia, el punto de congregación era obligatoriamente el centro educativo (Díaz, 2011).

A partir de 1900, y hasta la celebración del Centenario, la Fiesta Nacional se fue extendiendo fuera de San José, las actividades se empezaban a realizar en las comunidades más alejadas, lugares rurales como Naranjo, Santa Bárbara de Heredia, Atenas, Tres Ríos y Santiago de Puriscal, entre otros. Ello gracias a los esfuerzos magisteriales y a la participación activa de las escuelas en estos lugares. En estas zonas la iglesia tenía gran influencia en esta celebración, en la realización de misas y ritos para realizar el desfile. (Díaz, 2007)

Se identifica que para los gobernantes ha sido esencial destacar la independencia como hecho fundacional de la nación y, hacer discursos y actividades en sus conmemoraciones mediante las que se han introducido en el imaginario de la población aquellos valores e ideales que la élite política ha seleccionado como característicos del ser costarricense, de modo que, se procuraba una mayor identificación de la población con la nación. Así mismo en el discurso político se promovía la legitimidad de las autoridades de gobierno y mostrar los avances que como Estado se habían logrado en cada momento histórico. (Díaz 2002)

En este contexto, el centenario de la independencia fue especialmente importante para la configuración del discurso político y actividades orientadas a la construcción y/o exaltación de la nación debido a que tal y como explica Casalino (2006):

“El Centenario de la Independencia es un momento crucial para todas aquellas comunidades que han vivido una relación de dependencia colonial y que han logrado desligarse de dicha condición y mantenerse independientes durante un siglo. De ahí que sean ocasiones de grandes celebraciones oficiales para demostrar al concierto internacional que conservan su independencia e incluso han podido consolidarse. También son momentos en los cuales se reflexiona sobre el tipo de comunidad que han logrado construir. Asimismo, generan ocasiones en las cuales se pueden renovar los lazos entre sus habitantes y establecer compromisos para desarrollar proyectos comunes. Es decir, se trata de fechas donde se analiza el pasado, se celebra el presente y se proyecta el futuro de dicha comunidad” (p. 286).

Aunque es difícil establecer una correlación directa entre los acontecimientos históricos desarrollados durante las primeras dos décadas del siglo XX y las celebraciones del Centenario de la Independencia, lo cierto, es que la República de Costa Rica, había pasado por una serie de procesos históricos que, de alguna manera, la habían hecho crecer como nación. Para la década de 1920, el Estado costarricense ya había experimentado varias dictaduras, rebeliones de sectores populares que demandaban mejoras en las condiciones de vida, conflictos limítrofes, la pérdida de poder de los partidos liberales y una participación, cada vez más activa, de la ciudadanía en la vida social y política, lo que incluye, por supuesto, las celebraciones de la independencia.

En la conmemoración del Centenario de la Independencia en 1921 es posible observar la exaltación a los héroes o próceres de la patria, a partir de las publicaciones y las actividades oficiales. Un ejemplo de esa exaltación desde el discurso oficial se encuentra en la Revista Costa Rica, que publicó un artículo titulado “La Independencia de Costa Rica”, en el cual Iglesias (1921), al describir las dificultades para gobernar la Costa Rica de inicios del siglo XIX se refirió de esta manera a quienes se encargaron de la administración provisional del país: “los virtuosos costarricenses que recibieron en herencia una patria políticamente improvisada, aun cuando étnicamente estuviese modelada” (p. 4).

Se puede precisar, no sólo las cualidades que se le asignaban a los primeros gobernantes costarricenses, sino que la identidad étnica del país ya se encontraba definida desde el discurso, una patria “étnicamente modelada” no es más que la referencia a esa supuesta patria en la que los costarricenses son iguales; elemento del discurso que seguirá presente hasta muy recientemente y que en la actualidad el reconocimiento de una sociedad multiétnica y pluricultural ya es reconocida por la propia Constitución Política del país.

Por otra parte, un acontecimiento que muestra la exaltación a los próceres de la patria es la develación de la estatua de Juan Mora Fernández en 1921, que para el discurso oficial es considerado el primer jefe de Estado de Costa Rica. La inauguración de la estatua se llevó a cabo durante los festejos del Centenario de la Independencia.

Imagen # 1. Monumento a Juan Mora Fernández. Develada durante las celebraciones del 15 de septiembre de 1921.

Fuente: Gómez Miralles, Manuel. (1922). Juan Mora Fernández. San José. Albúm. Costa Rica. América Central. San José, Costa Rica. https://issuu.com/forcoscostarica/docs/_album_costa_rica_america_central_19

En el marco de las celebraciones del Centenario de Independencia de Costa Rica, el periódico La Prensa (17 de septiembre 1921) anunciaba con fervor el éxito de las fiestas patrias, se hace alusión al desarrollo de un gran baile como símbolo de alegría por las celebraciones cívicas, desarrollado, para aquel entonces, en el emblemático Teatro Nacional. La organización de estas fiestas, tenían como fin reunir a la población para conmemorar 100 años de vida independiente, el gran baile, como se menciona en el periódico, fue concurrido. El lugar se decoró alusivo a la bandera de Costa Rica, el escenario estaba destinado para una gran orquesta, y la gente llevaba sus mejores trajes, en los pasillos del Teatro los asistentes hacían notar su mejor perfume, entre tantos abrazos de felicidad que rodeaban el lugar. Sin ninguna duda, el baile es una dinámica que propicia la sociabilidad; las personas participantes se sienten pertenecientes al grupo y comparten sus creencias, valores y costumbres (Ochoa, 2006), y esta era una de las ideas centrales de la actividad realizada.

SINABI. Galería de Fotos Centenario de Costa Rica

Imagen #2. Celebración del centenario de la independencia de Costa Rica 1921.

Fuente: SINABI, Teatro Nacional, 15/09/1921. http://www.sinabi.go.cr/biblioteca%20digital/fotos/san%20jose.aspx#.YG-D4-hKjIW

En las imágenes (número 2 y 3), se puede apreciar la afluencia de personas a las afueras del Teatro Nacional de Costa Rica, estas dinámicas sociales se hicieron muy presentes en las celebraciones de la gran área metropolitana. Los desfiles, como se presenta en el periódico La Prensa (17 de septiembre 1921), eran actividades de júbilo, donde participaba el cuerpo político, desde el presidente de la República y la primera dama, hasta los ministros y diputados de la época, la lista era extensa y la participación de escuelas y colegios fue destacado, dando un recorrido colorido que finalizaría en el Parque Morazán, donde además se procedía a cantar los cinco himnos nacionales de los países de Centroamérica.

Imagen #3. Celebración del centenario de la independencia de Costa Rica 1921 en San José.

Fuente: SINABI. San José 15/09/1921. http://www.sinabi.go.cr/biblioteca%20digital/fotos/san%20jose.aspx#.YG-D4-hKjIW

Como ya se indicó la participación ciudadana se hizo efectiva en las actividades cívicas, gracias a la intervención de las escuelas y colegios en desfiles y otros actos festivos. Se empieza a fortalecer un simbolismo patrio alrededor de una efeméride que viene a generar sentimientos de unión e identificación como costarricense.

3. 2021: hacia la celebración del Bicentenario de la Independencia de Costa Rica

Este espacio de reflexión en torno a las celebraciones de la Independencia de Costa Rica, permiten visibilizar que, de la fiesta del Centenario al Bicentenario, los ideales presentan continuidad y cambio por los contextos, los elementos socioculturales y la disparidad de las sociedades, situación que concede la oportunidad de hacer un análisis crítico de cómo se han transformado las fiestas cívicas de la Independencia en ambos momentos históricos.

Costa Rica conmemorará su bicentenario, y el evento ha invitado a reflexionar desde distintos sectores de la sociedad los avances y desafíos del país. En ese sentido, desde que el presidente de la República actual, Carlos Alvarado Quesada, quedó electo, se vislumbra la incidencia de dicha celebración para su gobierno. Ese día en su discurso de victoria en Plaza Roosevelt manifestó “(...) hago el llamado para que formemos el gobierno nacional, el gobierno del bicentenario, que llevemos a Costa Rica adelante y que celebremos que vamos camino al desarrollo” (Madrigal, 2018, párr. 5).

Así mismo la primera vicepresidente electa, Epsy Campbell, expresó: “Tenemos que sensibilizar más, educar más y entender que la Costa Rica del bicentenario es una Costa Rica donde tenemos que tener espacio todas y todos los costarricenses, sin discriminación alguna” (Madrigal, 2018, párr. 13).

La alusión al bicentenario estuvo presente también en el traspaso de poderes. En su primer discurso como presidente, Alvarado hizo referencia en varias ocasiones a tal conmemoración: “Nuestra administración será el gobierno del bicentenario de Costa Rica, y nos corresponderá dar los siguientes pasos valientes en la historia. Debemos avanzar dinámicamente, por la buena ruta y sin dejar a nadie atrás”; “El gobierno del bicentenario tendrá como norte trabajar sobre lo que nos une y no sobre lo que nos separa”; “Bajo el límpido azul de tu cielo cabemos todas las personas, y por eso el gobierno del bicentenario es plural” (Loaiza et.al, 2018, s.p).

La constante alusión al bicentenario en ese momento, acompañada de palabras o frases como “unión” o “no discriminación” -dichas también de manera frecuente- no era casualidad. Se debe recordar que los discursos en torno a la independencia han sido utilizados para tratar de unir a la nación, cuya polarización se manifestaba en diferentes ámbitos luego de un proceso electoral caracterizado por la presencia de posicionamientos antagónicos sobre temas sensibles para la colectividad.

Ya para el año 2021 la celebración cívica dentro del contexto de pandemia se llevará a cabo de una forma diferente a la del centenario, dejando de lado las aglomeraciones de personas por actos simbólicos que fomenten el espíritu patrio, se destaca que:

“200 años de Independencia se celebrarán desde la experiencia ciudadana, familiar, comunitaria o regional; favorecerán el diálogo entre generaciones y resaltarán el valor de la cultura y el patrimonio como factor de desarrollo, de diferenciación, de resiliencia y de capacidad de crear soluciones en conjunto y construir juntos los nuevos caminos de la historia” (Ministerio de Cultura y Juventud, 2021).

Desde la presentación oficial de la celebración del Bicentenario se esgrimieron discursos destinados a la exaltación del Estado-nación costarricense, como es costumbre por parte de las autoridades al conmemorar la independencia. Al presentar el programa se explicó que esta se fundamentaba en cuatro pilares: “la Costa Rica histórica, la Costa Rica sana, pacífica y solidaria, la Costa Rica responsable con el ambiente y descarbonizada y la Costa Rica capaz, creativa y plural.” (Ministerio de Cultura y Juventud, 2021).

Aunado a esto, el presidente de la República, Carlos Alvarado, manifestó lo siguiente:

“Conmemorar el Bicentenario de nuestra Independencia es celebrar que a lo largo de 200 años las y los costarricenses nos hemos dedicado a construir, en libertad, un país que hoy es ejemplo para el mundo por el compromiso de su pueblo con la democracia, la paz, la solidaridad, los derechos humanos y el ambiente” (Ministerio de Cultura y Juventud, 2021).

Asimismo, en estos discursos se puede observar el proceso de reflexión sobre la comunidad que se ha construido a lo largo de estos 200 años de vida independiente. Esta reflexión ha estado presente desde entonces en las actividades, materiales informativos, comunicados de prensa y otros elementos producidos por el gobierno. Por ejemplo, un comunicado de prensa de la Presidencia de la República del 28 de febrero del 2021 se titulaba “Vivamos este bicentenario con el orgullo de la patria ejemplar que hemos construido”, y en este se explica que a pesar de la austeridad con la que será celebrado el bicentenario, el Presidente considera que “sí está el fervor patrio, la satisfacción por los logros que hemos construido, el reconocimiento de los hitos que nos han llevado lejos y los errores que no queremos repetir, y el profundo agradecimiento a la herencia que disfrutamos” (Presidencia de la República, 2021, párr. 6).

Al citar a Casalino (2006) se mencionó que este proceso reflexivo sobre los logros del pasado va de la mano con una proyección sobre el futuro que se desea construir, un futuro que debe ser edificado entre todas las personas, por lo que los discursos tienden a establecer compromisos entre los miembros de la nación. En la cadena nacional emitida el domingo 28 de febrero del 201 para hacer el lanzamiento oficial de la conmemoración del bicentenario ante la población, el presidente de la República expresó “Un país no lo puede levantar solo un gobernante ni un partido político, requiere del esfuerzo y diálogo, trabajo común de todas las personas en todos los rincones de esta tierra”. Y en un video promocional sobre dicha conmemoración, se menciona “(...) con las ganas de un pueblo joven dispuesto a escribir un mejor futuro, un futuro que depende de cada uno. Este año honraremos el país que hemos construido. La historia que sigue, la escribiremos juntos…” (Casa presidencial, 2021)

Como parte de la conmemoración del Bicentenario Costa Rica debe plantearse la necesidad de caminar hacia una sociedad más inclusiva, que promueva el diálogo intercultural de cara a los doscientos años de vida independiente e involucrar a todos los sectores dentro del proyecto nacional. Es importante que los habitantes reconozcamos todo ese legado histórico que nos ha dejado este tiempo en el que se ha forjado la República de Costa Rica. Es necesario promover una la visión en la cual la ciudadanía asuma un papel activo en la sociedad y participe en la construcción de un país más equitativo, que siga avanzando en la consolidación de derechos y no retroceda en lo que se ha logrado hasta la fecha.

Como se promueve desde el Ministerio de Educación Pública (MEP, 2018) es necesario reflexionar en torno a esta celebración, ya que, si bien se tiende a creer que la libertad es algo dado, lo cierto es que esa libertad es producto de la lucha social que han llevado a cabo las mujeres y los hombres en el país. Esa lucha debe continuar para asegurar el bienestar de todas y de todas, para obtener cada vez más derechos y una mayor protección para los grupos más vulnerables que han sido históricamente han sido relegados.

Hoy cerca de los doscientos años de vida independiente, construir patria es algo que se logra cotidianamente, conociendo la realidad del país, promoviendo la transparencia y la rendición de cuentas de la administración pública, promoviendo una convivencia basada en el respeto y en la armonía con la naturaleza, que marcan el presente y el futuro. Además, es favorecer una sociedad que centre sus bases en formas democráticas y honestas de acceso a la riqueza, que contribuyan a mejorar la calidad de vida y el bienestar de la colectividad, eso es solo parte de la propuesta para promover como colectividad de cara al Bicentenario. (MEP, 2019)

En el marco de la celebración bicentenario de independencia se debe, además, fomentar una reflexión acerca del ejercicio del derecho a la libertad y la responsabilidad individual y social que implica resaltar valores como el respeto para la convivencia fraterna entre todos. La libertad individual es esencial para la democracia, el desarrollo y el diálogo social, ya que en la sociedad del conocimiento esta ha de ser pilar y fundamento para el fortalecimiento de sociedades más inclusivas y sostenibles (MEP, 2018).

La formación ciudadana sigue arrastrando las cualidades tradicionales que describen Quirós y Jaramillo (2009), relacionadas a la promoción del nacionalismo. En doscientos años de independencia y cien de Semana Cívica no se ha logrado acercar la celebración a una visión crítica de la sociedad, identidad y democracia costarricense. Hace cien años, el Estado vio la capacidad que tenía la educación para alinear a la sociedad a los objetivos de su época. Hoy, la sociedad es otra, y los objetivos distintos, la población es diferente, pero el espíritu de libertad sigue siendo el mismo.

Debido a la crisis sanitaria mundial que transcurre en el planeta por el COVID-19, en el 2021 las celebraciones cívicas se ven afectadas por las limitaciones al desarrollo de actos masivos, ante el necesario distanciamiento social, la reducción de aforos y demás medidas sanitarias. Sin embargo, la conmemoración del bicentenario de la Independencia patria no puede detener el llamado a la reflexión permanente sobre el aporte que la ciudadanía debe brindar para mejorar la sociedad costarricense, en el marco de los 200 años de vida independiente.

4. A manera de conclusión

Con el paso de los años, la conmemoración de la independencia de Costa Rica ha ratificado la generación de una huella histórica que fue acogida por la ciudadanía como un hecho fundamental de la identidad costarricense. Desde el momento mismo de la independencia, las élites en el poder han buscado otorgarle a esta celebración un significado particular. En un principio, se buscó reafirmar los rasgos, actitudes y características con que se identificara a los costarricenses: cohesión étnica, civilismo, amor por el trabajo, entre otros, fueron los elementos identitarios que más destacaron dentro de los discursos analizados. Ya sea para lograr unificar bajo una bandera y una identidad a una población altamente dispersa y heterogénea o para llevar a cabo otros fines apegados a alguna agenda política de cada momento histórico, lo cierto es que la construcción identitaria elaborada en esos años, ha perdurado durante casi dos siglos en la memoria colectiva.

Para los políticos liberales la construcción de la nacionalidad costarricense significó grandes esfuerzos, entre ellos, la institucionalización de la fiesta de la independencia, la cual no solo se celebraría y conmemoraría por primera vez en los centros educativos, sino que sería celebrada por distintos grupos sociales y económicos: desde los trabajadores más humildes, hasta la burguesía del país, incluso, llegando a integrar a grupos de la sociedad tan contrarios a la ideología liberal como la iglesia católica. Fue de su mano, que la independencia se convirtió en una celebración, con toda la plenitud de la palabra y por supuesto, donde se siguió la tendencia de asignarle significaciones políticas, que constan en sus discursos.

La festividad de la independencia logró consolidar la participación activa de la población costarricense; en este mismo sentido, la educación no quedó excluida. Más que esto, la educación, por medio de las escuelas y colegios, cumplieron un papel fundamental en la consolidación de la fiesta cívica. Con la configuración de la independencia como efeméride escolar, el Estado logró lo que hasta ese entonces le había sido imposible, contar con una plataforma capaz de hacer llegar el discurso oficial de identidad nacional a todo sector social y geográfico de su territorio. Desde entonces, y hasta hoy, la fiesta de la independencia se ha configurado como un evento con capacidad de difundir el simbolismo nacional y del poder. No han existido posturas críticas a la tradicional forma de conmemorar los eventos cívicos, y prevalecen aún componentes del rito gestados desde su inicio.

La coyuntura reflexiva del bicentenario invita a que la población marque un precedente, y den un giro a la fiesta cívica de la independencia hacia la apertura de espacios reflexivos para que las personas se acerquen a la realidad nacional desde la sensibilidad, crítica, solidaridad y participación. Se trata de que la conmemoración del bicentenario sea coherente a la demanda social de ciudadanos activos y conscientes de que la democracia es un sistema perfectible en el que pueden incidir. Si hace cien años se vio el potencial de la celebración cívica como agente transformador, el 2021 debería motivar a ser ciudadanos propositivos, constructores de una sociedad que exige cambios en distintos niveles, pero sin duda el principal es el que cada persona puede aportar para forjar una mejor Costa Rica.

5. Referencias Bibliográficas

Casa Presidencial. (Productor). (2021). CADENA NACIONAL - Lanzamiento celebraciones 200 años de independencia [Archivo de video]. https://www.youtube.com/watch?v=3KU_nBPH8tA&t=47s

Casa Presidencial. (Productor). (2021). Costa Rica 200 años de Independencia [Archivo de video]. https://www.youtube.com/watch?v=WWIRHUpzVuE&t=46s

Casalino, C. (2006). Centenario de la Independencia y el próximo Bicentenario: Diálogo entre los Próceres de la nación, la “Patria Nueva” y el proyecto de comunidad cívica en el Perú. Investigaciones Sociales, (17). https://revistasinvestigacion.unmsm.edu.pe/index.php/sociales/article/view/7067/6245

Diario de Costa Rica (15 de septiembre 1921) Independencia de Costa Rica 1921. Diario de Costa Rica: Independiente y de Intereses Generales. http://www.sinabi.go.cr/ver/biblioteca%20digital/periodicos/diario%20de%20costa%20rica/diario%20de%20costa%20rica%201921/io-15%20de%20setiembre.pdf#.YG-DauhKjIW

Díaz, D. (2003). Una fiesta del discurso: vocabulario político e identidad nacional en el discurso de las celebraciones de la independencia en Costa Rica, 1848-1921. Revista de Estudios, (17), 73-104.

Díaz, D. (2002) Invención de una Tradición: la fiesta de la independencia durante la construcción del Estado en Costa Rica, 1821-1871. Revista de Historia. (pp.108-111) https://www.researchgate.net/publication/261872559_Invencion_de_una_Tradicion_la_fiesta_de_la_independencia_durante_la_construccion_del_Estado_en_Costa_Rica_1821-1871

Díaz, D. (2007) Pequeños patriotas y ciudadanos: Infancia, nación y conmemoración de la independencia en Costa Rica, 1899-1932. Centro de Investigaciones Históricas de América Central. Universidad de Costa Rica, Costa Rica. (pp.92-94)
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3618722.pdf

Díaz, D. (2011). Pequeños patriotas y ciudadanos: Infancia, nación y conmemoración de la independencia en Costa Rica, 1899-1932. Araucaria. Revista Iberoamericana de Filosofía, Política y Humanidades, (25), 86-107.

Díaz, D. (2012). Pequeños patriotas y ciudadanos: Infancia, nación y conmemoración de la independencia en Costa Rica, 1899-1932. Díaz, D. (Editor). Historia de la infancia en la Costa Rica del siglo XX (pp.65-91). San José: Editorial Nuevas Perspectivas.

Díaz, D y Viales, R. (2012). Independencias, Estados y Políticas en la Centroamérica del siglo XIX. Las huellas históricas del Bicentenario. Recuperado de https://cihac.fcs.ucr.ac.cr/wp-content/uploads/2017/05/Independencias_Estados_Politicas_Centroamerica_siglo_XIX.pdf

Díaz Rojas, K. (2020 septiembre). Fiestas patrias se viven a distancia bajo el lema: “soy Patria, solidaridad y esperanza. Ministerio de Educación Pública. https://www.mep.go.cr/noticias/fiestas-patrias-se-viven-distancia-bajo-lema-so y-patria-solidaridad-esperanza

Iglesias, F. (1921). La independencia de Costa Rica. Revista de Costa Rica, edición centenaria, (3), 3-48. https://www.sinabi.go.cr/exhibiciones/subportales%20tematicos/15%20de%20setiembre/articulos/La%20Independencia%20de%20Costa%20Rica.pdf

Jinesta, C (17 sept 1921) Las fiestas del Centenario. La Prensa: Diario de la Vida Nacional. https://www.sinabi.go.cr/ver//biblioteca%20digital/periodicos/la%20prensa%20diario%20de%20la%20vida%20nacional/La%20prensa%20diario%20de%20la%20vida%20nacional%201921/iq-17%20de%20setiembre.pdf#.YG98BehKjIX

Loaiza, V., Ávalos, A., Artavia, S., Lara, J., Cambronero, N., Chinchilla, S.,Cerdas, E. (8 de mayo de 2018). ‘Carlos Alvarado: juro ser la mejor versión de mí mismo para llevar las riendas del país’. La Nación. https://www.nacion.com/el-pais/politica/en-vivo-a-las-1020-a-m-carlos-alvarado-se/L4ZHFKV2MVFKHGZLTVOHBGM3ZU/story/

Madrigal, R. (1 de abril de 2018). Carlos Alvarado: ‘Mi deber es unir a esta República’.
La Nación. https://www.nacion.com/el-pais/carlos-alvarado-mi-deber-es-unir-a-esta/5YP4M623T RH5PLQ4JWGDJYZ37I/story/

Ministerio de Educación Pública. (2017). “Unidad Didáctica: Conmemoración del mes de la patria 2017” (Costa Rica: Viceministerio de Educación). https://www.mep.go.cr/sites/default/files/descargas_etica/8-unidad-didacticames-de-la-patria.pdf

MEP (2019). Unidad didáctica para la conmemoración del 198 aniversario de la independencia costarricense y centroamericana: “Independencia. Día a día construyendo mi país.
https://www.mep.go.cr/sites/default/files/descargas_etica/unidad-didactica-fiestas-patrias.pdf

MEP (2018). Unidad didáctica: Conmemoración de los 197 años de la Independencia Patria.
https://www.mep.go.cr/sites/default/files/descargas_etica/unidad-didactica-setiembre-2018.pdf

Ministerio de Cultura y Juventud. (26 de febrero de 2021). Costa Rica comienza el camino de la conmemoración de sus 200 años de Independencia. Ministerio de Cultura y Juventud. https://mcj.go.cr/sala-de-prensa/noticias/costa-rica-comienza-el-camino-de-la-conmemoracion-de-sus-200-anos-de

Murillo, A. (8 de mayo de 2018). Crónica del traspaso de poderes: del 48 al 48. Semanario Universidad. Recuperado de: https://semanariouniversidad.com/pais/cronica-del-traspaso-de-poderes-del-48-al-48-o

Ochoa, V. (2006) El baile: representación social y práctica saludable. Investigación y Educación en Enfermería. 24(2). Universidad de Antioquia Medellín, Colombia. https://www.redalyc.org/pdf/1052/105215402005.pdf

Palacios, M. (2006). La enseñanza de la instrucción cívica costarricense: Un acercamiento desde el contenido de los programas educativos en el período: 1886-1920. Actualidades Investigativas en Educación, 6(3). http://hdl.handle.net/10669/17446

Presidencia de la República. (28 de febrero de 2021). “Vivamos este bicentenario con el orgullo de la patria ejemplar que hemos construido”. Presidencia de la República. https://www.presidencia.go.cr/comunicados/2021/02/vivamos-este-bicentenario-con-el-orgullo-de-la-patria-ejemplar-que-hemos-construido/

Sistema Nacional de Bibliotecas. Galería de Fotos: Celebración del Centenario de Independencia. http://www.sinabi.go.cr/biblioteca%20digital/fotos/san%20jose.aspx#.YG-D4-hKjIW

Quirós, R. y Jaramillo, O. (2009). Formación ciudadana y educación cívica: ¿Cuestión de actualidad o de resignificación? Enseñanza de las Ciencias Sociales, 8, 97-103.

Dossier monográfico: Bicentenario de la Independencia de Costa Rica

Wilman Escobar Escamilla

Docente de Estudios Sociales y Educación Cívica en el Ministerio de Educación Pública. Profesor de la Escuela de Formación Docente de la Universidad de Costa Rica. wilman.escobar@ucr.ac.cr | COSTA RICA.

ISSN 2215-5600
Vol. 85, 2021: e525
Del 1 de enero al 31 de diciembre 2021
www.archivonacional.go.cr/RAN

Fecha de recepción: 30/06/2021

www.archivonacional.go.cr/RAN

INGRESE AQUÍ

INGRESE AQUÍ

INGRESE AQUÍ